Cueva de las Lechuzas

Una sorprendente caverna abre una entrada en la selva de Tingo María. La cueva de las Lechuzas es una extraordinaria forma de conocer la geología y el corazón del planeta, adentrándose en una gruta natural, cuajada de estalagmitas, estalactitas, columnas y una completa variedad de aves nocturnas. 

La mayor población de la cueva está conformada por las lechuzas que le dan nombre, guácharos y murciélagos. Hay una serie de caminerías de madera, con pasamanos, para recorrer cómodamente la cámara principal de la caverna. La entrada, de 25 metros de ancho por otros 20 de altura, es una fantástica boca, un redondel casi perfecto, adornado de formaciones rocosas. 

El recorrido de la cueva que está abierto al público es de aproximadamente 400 metros. Sin embargo, los espeleólogos expertos también pueden adentrarse más allá. Para hacerlo, hay que contar con los permisos de la administración del Parque Nacional de Tingo María, cuya oficina está localizada en el número 203 del jirón Elías Mabama, en el sur de Tingo María. 

La entrada de la Cueva de las Lechuzas está al final de un pasaje con caminerías de madera con pasamanos, perfectamente integrado al entorno natural. Una pasarela atraviesa el río Perdido, a metros de su desembocadura en el río Monzón. Es un escenario de gran belleza, verdor y naturaleza. 


¿Qué hacer en la Cueva de Las Lechuzas?


  • Adentrarse en la cueva. El recorrido por la caverna se hace acompañado con un guía experto que le señalará las formaciones y le mostrará los nidos de los guácharos. 
  • Disfrutar del ambiente exterior. La cueva está en la entrada del Parque Nacional de Tingo María, en la cordillera que da nombre a la Bella Durmiente. 
  • Caminata suave. Pasear por los alrededores, recorrer las pasarelas y deleitarse con el sonido del río, le dejará paz y relax. 
  • Admirar la variedad de aves e insectos. La cueva de las Lechuzas es el hábitat de decenas de especies naturales. Los guácharos y los murciélagos se orientan con la eco localización. 
  • Disfrutar del paso del Huallaga. La corriente del río, el encuentro con el río Perdido y el rumor del agua generan un ambiente de atractiva paz y serenidad.    


¿Cómo llegar a la cueva de las Lechuzas?


En moto taxi. Es la manera más cómoda de llegar a la cueva desde Tingo María. El recorrido desde el óvalo de las avenidas Erickson y Enrique Pimentel, puede costar entre cinco y ocho soles. En la entrada de la cueva de las Lechuzas regularmente hay moto taxis disponibles para regresar a la ciudad. 

Conduciendo desde Tingo María. Desde la plaza de Armas, siga en dirección sur por la avenida Raimondi hasta el parque Ramón Castilla. Gire a la derecha y luego a la izquierda para incorporarse al jirón Tarapacá, y una cuadra después gire a la derecha para cruzar el puente Corpac. Al atravesarlo, gire a la izquierda sobre la ruta 14A hasta la entrada de la cueva. Está señalizada. 


Recomendaciones


  • Siga las recomendaciones de los guías. Está ingresando a un área protegida bajo la administración del Estado. Por tanto, se le ruega no salir de los senderos ni bajar de las caminerías de madera. 
  • Por favor, llévese toda la basura que genere. Aunque hay recipientes para desechos, se ruega que colabore con la limpieza del parque.
  • Use repelente para mosquitos. Es posible que pueda haber mosquitos, regularmente al atardecer. 
  • Lleve zapatos adecuados. La caminería es de cerca de un kilómetro. Los zapatos cómodos son los mejores para conocer el parque. 
  • Compre en los kioscos y restaurantes de la entrada. Es la mejor manera de contribuir con la economía de los pobladores locales. 

Todo lo que necesitas para tu viaje a Huanuco en una sola Guía

Ver todos los lugares turísticos

Mira aquí la lista completa de lugares turísticos de Huanuco

Ver Información General

Toda la información que necesitas sobre Huanuco